Información: 626615538 labuenafortuna@gmail.com
Hace unos días estaba dando una sesión deReiki en Madrid a una chica, todo genial, con la lámpara de sal, la musiquita de Reiki con el bambú… la
paciente relajada, y de repente cambia la música a tope con el Staying Alive de
los Bee Gees. 
Y, otro “momento Bridget Jones” me surgió hace unos meses, en el mismo escenario zen, cuando de repente me empieza a picar la garganta, yo aguanta que te aguanta para no
interrumpir la sesión y al final comencé a toser sin parar; por más agua que bebía
no paraba…
Así, que no, no todas las sesiones son
perfectas, porque estos pequeños incidentes  ocurren.
Entonces te preguntarás, ¿cómo gestiono un incidente durante una sesión de Reiki?


¿Qué hacer cuando surge un incidente durante una sesión de Reiki? Ante todo naturalidad, porque nos puede pasar
a cualquiera.  En ambos casos me disculpé con las pacientes; con la música simplemente cambié la canción tranquilamente y en el caso de la tos, esperé un poco a que se me pasara.  
Y no hace falta ser una pesada y estar todo el
rato diciendo que lo sientes; simplemente, respira hondo, pide disculpas y continua dando
la sesión.  Los pacientes suelen ser muy
majos y comprenden que este tipo de cosas pueden ocurrir.
Y bueno, en el caso de que a la persona le
molestara un montón le haces un descuento, por ejemplo del 10%; no te
aconsejo que sea gratis porque es tu trabajo, y repito, le puede pasar a
cualquiera y seguro que tu paciente ha tenido algún incidente de este estilo en
su vida.
Bueno,
y también puede pasar el caso contrario, ¿qué pasa cuando es el paciente el que
genera el pequeño incidente?
Puede haber casos en que el cliente le suenen las tripas, expulse gases, tenga tos o hipo; todo eso es natural, debido a que el Reiki está actuando limpiando su organismo y liberándole de bloqueos.  Si esto ocurre, haz que la persona se siga sintiendo cómoda y coméntale que es natural y continua la
sesión.  O si rompe a llorar
desconsoladamente, en ese caso,  sigue
con la sesión pero a la vez tantea a ver si la persona quiere parar o
comentarte algo… que sepa que estás ahí para apoyarle.
¿Te ha pasado algún incidente en alguna sesión
como paciente o como terapeuta? Si es así, me encantaría que lo compartireras
en los comentarios.